¿Qué pasa?
Salir Entrar
Periódico universitario
«El secreto de la vida no es hacer lo que quieres, sino querer lo que haces»   (proverbio americano)

Menu del Sitio

Secciones de noticias
№ 24
№ 23
febrero-marzo de 2010
№ 22
№ 21

Para Entrar

Sitios Amigos

Catálogo de los artículos
Inicio » Artículos » Año lectivo 2009/2010 » № 23

“EL CORAZÓN DE LA REVOLUCIÓN NUNCA DEJÓ DE LATIR”
Actualmente los resultados de la Revolución Sandinista y su importancia para el pueblo de Nicaragua se estiman de un modo distinto. No es casual el hecho de que en la actualidad Nicaragua sea dirigido por una persona que estuvo prácticamente en los orígenes del nacimiento del movimiento Sandinista. Sobre el Presidente de Nicaragua y sobre otras cosas interesantes conversamos con el Encargado de Negocios de la Embajada de Nicaragua Luis Alberto Molina Cuadra.
 
- Señor Molina, el 11 de noviembre el presidente de Nicaragua Daniel Ortega cumplirá 65 años. Para nosotros Ortega es uno de los líderes sandinistas, un luchador por la justicia social, que defiende los intereses de su pueblo, es un superviviente político, que volvió a hacerse presidente de Nicaragua 17 años después. ¿Cómo es Daniel Ortega en persona? ¿Podría Usted narrar un poco sobre el carácter de Daniel Ortega? ¿Y cuál es la actitud de los nicaragüenses hacia él?
- Sobre esta pregunta le voy a responder como un ciudadano nicaragüense común. Es decir, para ser honesto, no he tenido la suerte de trabajar de cerca con el Comandante Daniel Ortega, pero desde luego, como ciudadano le conozco, como los millones de nicaragüenses que poblamos nuestra Patria. Para mí el Presidente Ortega, es una de esas personas, uno de esos líderes de nuestra historia política que ha sabido interpretar el sentir real de las amplias mayorías de nuestro país y hablo en especial de la población más desposeída históricamente en nuestra patria.
Creo que la dureza de la vida, la lucha armada, el trabajo político clandestino, la represión de la dictadura de Somoza, la cárcel y la tortura a manos del ejército de Somoza, el trabajo de cerca con la población más pobre y sufrida de mi país, la conducción del Estado Nicaragüense en dos períodoperíodos distintos, la resistencia contra los Embates de las políticas agresivas de los EEUU durante la época de los años 80, han sido quizá, entre otros, elementos claves en la formación de la personalidad del Comandante Ortega. Actualmente el Presidente Ortega Saavedra es un estadista de altura que sobrepasa las fronteras de nuestro país. Es una persona que sabe transmitir a su pueblo con lenguaje sencillo los más intrincados asuntos políticos, sociales y económicos que afectan a Nicaragua tanto a lo interno como a lo externo. Es una persona con un alto espíritu de lucha por alcanzar cada vez mejores niveles de vida para nuestro pueblo.
- ¿Desde su punto de vista en qué está la diferencia fundamental entre su primer períodoperíodo de la presidencia y esta última?
- La diferencia fundamental radica en que son dos períodos de tiempo marcados principalmente por los cambios exógenos que han tenido lugar producto de la misma dinámica del desarrollo mundial. En esto vale mencionar que el primer período presidencial (en los años 80) estuvo por desgracia visiblemente marcado por una constante agresión militar, económica y política que los EEUU alimentaron para evitar que la Revolución Popular Sandinista creciera y se consolidara. Nicaragua – según la visión de Washington – era un "mal ejemplo” en Centroamérica y América Latina en general y bajo esas terribles presiones, amenazas y golpes ese primer período de mandato presidencial fue, por un lado, una inmensa lección que Nicaragua dio sobre dignidad y soberanía y por otro lado, la demostración que bajo una conducción política centrada y clara de sus objetivos, se pueden alcanzar victorias certeras aun en las circunstancias más adversas.
En este nuevo período, con una configuración internacional distinta a la de los años 80, donde ya no existe la URSS ni el bloque de países socialista que fueron uno de los principales apoyos de Nicaragua en aquel momento, pero con ausencia de la guerra de agresión directa contra nuestro país, este período ha representado la oportunidad de avanzar más rápidamente en el desarrollo real de Nicaragua a favor de los más pobres. Es una lástima que la crisis financiera internacional – nacida precisamente en los EEUU como producto del descontrol del sistema y de las más groseras expresiones de la especulación – ha golpeado los planes de desarrollo en nuestro suelo, así como en disímiles países en vías de desarrollo. Sin embargo, es palpable que el avance en el desarrollo social está presente en Nicaragua y no lo decimos solamente los nicaragüenses. En un reciente informe de la FAO, este importante órgano de la ONU, se menciona a Nicaragua como un país que está logrando reducir el índice del hambre. Imagínese que con todo y crisis financiera mundial, el Gobierno está logrando lo que otros países con mayores recursos financieros aún no logran. Por ser un poco más puntual, uno de los más importantes programas impulsados por el Presidente Ortega ha sido el Programa conocido como "Hambre Cero” que consiste precisamente en satisfacer uno de los más elementales derechos de la humanidad: acceso a la alimentación.
Finalmente diría que la diferencia entre estos dos períodos presidenciales es un asunto de calendarios, ya que las ideas y objetivos profundamente sociales, el proyecto de preservación y consolidación de una autentica soberanía nacional y lograr que Nicaragua no sea humillada por otras naciones más poderosas, se ha mantenido incólume tanto en los años 80 como en la actualidad.
- El año pasado ha sido el "año de buena cosecha” en los aniversarios revolucionarios. En enero se cumplieron 50 años de la victoria de la Revolución Cubana, y el 19 de julio, 30 años de la Revolución Sandinista. ¿Cómo ha sido celebrado este evento en Nicaragua?
- En Nicaragua la celebración del 30 aniversario de la Revolución Sandinista fue toda una fiesta. Fue un momento de encuentro entre miles y miles de nicaragüenses que se dieron cita en Managua y en otras ciudades del país para reafirmar la decisión del pueblo nicaragüense de apoyar este proceso que en verdad nunca se detuvo. Desde aquel histórico 19 de julio de 1979 este proceso no ha parado de andar. De una u otra forma el corazón de la Revolución nunca dejo de latir. El pasado 19 de julio fue una cita de los nicaragüenses con una de las más nobles páginas de nuestra historia que nos indica de dónde venimos y hacia donde vamos.
-¿En su opinión, en qué está la diferencia entre la Revolución Nicaragüense y la Revolución Cubana? ¿Tuvo la Revolución Sandinista su caudillo? ¿Y cómo los nicaragüenses evalúan las consecuencias de esta revolución en la actualidad?
- En esta pregunta yo no utilizaría la palabra ‘caudillo’. No sé si será un asunto idiomático en su caso. En todo caso, la Revolución Sandinista ha tenido grandes líderes. En este caso es necesario mencionar la figura del Comandante Carlos Fonseca Amador, fundador del Frente Sandinista quien precisamente el pasado 08 de Noviembre cumplió 33 años de haber entregado su vida heroicamente en combate contra la dictadura de Anastasio Somoza. Fue precisamente el Comandante Carlos Fonseca el principal ideólogo de la lucha revolucionaria que produjo aquel 19 de julio de 1979. Él marcó las pautas de esta historia revolucionaria, a partir de las ideas del General Augusto César Sandino, héroe nacional que también dio su vida por la liberación de nuestro país. Y en este marco se han destacado otros líderes políticos dentro de los cuales se ubica nuestro actual presidente.
Sobre la primera parte de esta pregunta, a mí me gustaría más bien destacar las similitudes entre la heroica revolución cubana y nuestra revolución. En este caso estos dos procesos político-sociales son el producto de una historia similar: la opresión, las dictaduras militares, los abusos en contra de la población, la entrega de estos gobiernos títeres a la potencia norteamericana a la que estaban sometidos Cuba y Nicaragua en sus respectivos momentos. Estas dos revoluciones son profundamente humanas, solidarias, con una visión social de alcances nunca antes imaginados por nuestros pueblos. Son prácticamente dos países que se han enfrentado a enemigos comunes y que han compartido el pan y el abrazo solidario de hermanos.
- Actualmente en Rusia se habla mucho sobre el triángulo de los líderes políticos en América Latina: Castro – Chávez – Morales. ¿Donde podríamos ubicar a Daniel? ¿Cuáles deben ser las relaciones entre estos países?
- Hablar de triángulos creo que no cabe. Lo justo y para hacer un modesto aporte a lo que le llega al lector ruso, creo que sería más adecuado hablar de un gran despertar de los pueblos de América Latina, cuya expresión más viva y palpable se ve en un grupo de países que han decidido unir esfuerzos para salir juntos adelante sobre la plataforma de políticas y metas comunes a alcanzar en el futuro. Me refiero a la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América – Tratado de Comercio de los Pueblos (ALBA-TCP).
Considero que no sería adecuado colocar dentro de alguna figura geométrica a los líderes de cada uno de los países que componen ese grupo. Hablemos mejor de un grupo de avanzada en términos de pensamiento, en términos de interpretación de las necesidades reales de nuestros pueblos y de cómo satisfacer estas necesidades avanzando hacia un desarrollo sólido, donde la premisa fundamental en las relaciones entre estos gobiernos y sus respectivos pueblos es la solidaridad, es la hermandad, es el deseo de unir fuerzas para dejar de ser avasallados por potencias extranjeras, es el deseo de hacer realidad los sueños de Sandino, de Bolívar, de Martí y otros grandes pensadores latinoamericanos que partieron seguros que la Gran Patria Latinoamericana sería realidad algún día.
- Últimamente hay muchos periódicos en Nicaragua, por ejemplo "La Prensa de Managua" o "El Nuevo Diario", que "estigmatizan” a Ortega, criticando todos sus movimientos. ¿Por qué esto pasa? ¿Ya que ellos pertenecen al campo de la oposición, encabezado por Violeta Chamorro?
- Una aclaración inicial, la señora Violeta Chamorro no encabeza la oposición en mi país. En relación a los medios de comunicación que usted menciona, quisiera decir que lastimosamente estos medios se han enfrascado en una lucha mediática contra el Gobierno de Nicaragua reflejando una actitud poco patriótica y en muchos casos poco profesional en términos de ética periodística. Uno de los logros más destacados en Nicaragua es la libertad de expresión. Los medios de comunicación adversos al gobierno escriben y dicen todo lo que se les ocurre y no existen represalias por esa causa. Yo diría que es normal que existan medios de comunicación que adversen al Gobierno, es la democracia después de todo. Lo que no es normal es que haya una extralimitación, un proceso de desinformación dirigido hacia la población con fines políticos oscuros, donde muchas veces se ataca a los dirigentes políticos sandinistas sin base, sin argumentos veraces. Es una pena que en muchos casos recurran a la mentira o la calumnia para desarrollar su trabajo. Pero, déjeme decirle que a la par de esos medios adversos existen medios de comunicación que acompañan al pueblo en su camino hacia un futuro mejor. Medios que educan a la población ofreciendo información real y veraz de lo que pasa dentro del país y a nivel internacional, de tal manera que pensar que toda la prensa nacional está en contra del gobierno sería un error.
- Señor Molina, muchas gracias por el diálogo interesante. Daniel Ortega es el hombre de palabra, él siempre se hace responsable de las decisiones que toma. Él sabe qué quiere y cómo hacerlo. Por eso bajo su dirección Nicaragua, indudablemente, obtendrá buenos resultados en el desarrollo. Espero también que las relaciones entre nuestros países salgan un nivel más alto de desarrollo.
Categoría: № 23 | Ha añadido: quepasa (18.04.2010) | Autor: Gelia Filátkina
Visiones: 590 | Ranking: 0.0/0
Total de comentarios: 0

Nombre *:
Email *:
Código *:
Copyright MyCorp © 2018