¿Qué pasa?
Salir Entrar
Periódico universitario
«El secreto de la vida no es hacer lo que quieres, sino querer lo que haces»   (proverbio americano)

Menu del Sitio

Secciones de noticias
№ 24
№ 23
febrero-marzo de 2010
№ 22
№ 21

Para Entrar

Sitios Amigos

Catálogo de los artículos
Inicio » Artículos » Año lectivo 2009/2010 » № 23

¡Vamos a comer!
¿Que sabía de Galicia cuando llegué allí? Que esta parte de España es conocida por los mariscos. Claro, los mariscos son preciosos: el pulpo cocido en los peroles especiales enormes de cobre sobre fuego, con el condimento perfumado rojo y las patatas cocidas es muy rico. Tras la cocción es cortado en rodajas de 1 cm de grosor aproximadamente; es servido espolvoreado con pimentón en su superficie. Hasta ahora me acuerdo de esta comida exótica y espero comer este plato.
Sin embargo hay una comida que no nada en el océano Atlántico. En el primer lugar es la tortilla española, que me ha enseñado a preparar un amigo español. Todo lo que es necesario son 6-7 huevos, 5 patatas, 1 calabacín, se puede añadir el pimiento dulce y el ajo a gusto. Corte simplemente las patatas en rodajas delgadas, tome la sartén grande y profunda, añada aceite y las patatas, en algunos minutos añada el calabacín cortado, prepare hasta que las patatas adquieran el color dorado. Ponga las patatas en el plato, vierta el aceite. Añada los huevos batidos a las patatas y ponga la masa en la sartén. Prepare, hasta que los huevos se cuezan. Vuelva después la tortilla a otra parte y ase hasta la preparación. Es parecido a nuestro «omelette», pero más complejo y rico.
El Caldo gallego es una sopa o caldo típico de Galicia, siendo además uno de los platos más conocidos de la gastronomía de esta comunidad autónoma. Sus principales ingredientes son los grelos, berzas o repollo junto con patatas, unto o grasa de cerdo, para dar sustancia, habas y ocasionalmente algún ingrediente más, como chorizo, lacón o panceta cocida. Se sirve muy caliente, como primer plato.
Otro plato más conocido y popular en una vida ordinaria de la gente gallega es la empanada. Las empanadas son los pasteles grandes con el relleno, en general de carne o pescado.
La Tarta de Santiago es una tarta tradicional de la cocina gallega (originaria de Santiago de Compostela). Es un postre. Actualmente se pueden comprar en casi todas las pastelerías de las poblaciones y zonas por las que pasa el Camino de Santiago, desde Roncesvalles o Jaca hasta Santiago de Compostela; y en toda la Comunidad Autónoma de Galicia, especialmente durante el mes de julio y la primera semana de agosto (debido a que el 25 de julio es Santiago Apóstol). Sus principales ingredientes son almendras y huevos.
No se sabe nada acerca del consumo de almendra en Galicia durante la Edad Media pero se sabe que la carestía de este alimento le convertía en un lujo reservado a pocos. La primera noticia que se tiene del uso de este "bizcocho de almendra", al que hoy conocemos como Tarta de Santiago, procede de 1577 durante una visita de D. Pedro de Portocarrero a la Universidad de Santiago aunque por aquel entonces era denominada "torta real" la elaboración y la proporción de los ingredientes hacía pensar en lo que denominamos hoy en día "Tarta de Santiago". La primeras recetas fiables proceden de apuntes de Luis Bartolomé de Leybar que datan de 1838 bajo el epígrafe de "Tarta de Almendra".
El origen de la Cruz de Santiago representada en su superficie data del 1924 en el que la compostelana «Casa Mora» comienza a adornar las tartas de almendra con la que sería su silueta característica, alcanzando gran éxito en Galicia y en el resto de España.
El 3 de marzo de 2006 la Tarta de Santiago entró en el registro de Indicación Geográfica Protegida.[
Aunque en la mayoría de los casos suele ser un postre servido tras las comidas, acompañado de un café con leche, existen otras variantes que permiten degustar esta tarta con un vino dulce.
Vino
Galicia es particularmente conocida por la calidad de sus vinos. Incluye el vino que se elabora en las provincias de La Coruña, Orense, Pontevedra y Lugo. En el centro de Galicia se distinguen cinco denominaciones de origen: Monterrei, Rías Baixas, Ribeira Sacra, Ribeiro y Valdeorras. En años recientes, la región ha visto resurgir su industria vinícola guiada por el aplauso internacional de la región de las Rías Bajas y sus vinos albariños.
Albariño
Un vino blanco, que se usa especialmente para acompañar el marisco, al ser un blanco amplio, ligero, afrutado, sabroso y de gran calidad, con una uva que recuerda a la francesa viognier. Hoy en día se comercializa bajo la denominación de origen "Rías Baixas" (que también incluye, dentro de su denominación, el Condado, Salnés y Soutomaior
Ribeiro
 El ribeiro es un vino con carácter menos aristocrático que el Albariño, y combina mejor con la cocina gallega más popular; se suele tomar en "cuncas" (tazas) de loza blanca o barro, y es un vino joven, ligero, con aromas afrutados y florales; un vino que agrada al paladar y a los sentidos, y que se consume casi sin percatarse, como si de agua se tratase.
Ribeira Sacra
En esta variedad dominan los tintos, ideales para compaginar con carnes, al ser un vino de marcado cuerpo y carácter, propio de las Riberas del Sil y del Miño, zona conocida como Ribeira Sacra, como la propia denominación y poblada de viñedos situados en las escarpadas laderas de los cañones. Entre ellos es muy apreciado el Amandi, originario del municipio de Santa María de Amandi, y del que todavía circula la leyenda de que era apreciado por los césares y exportado a Roma para su consumo.
Licor Café
El Licor café es una bebida con mucha tradición en Galicia; se elabora macerando el café con azúcar, un poco de anís y piel de naranja durante nueve días. Se suele tomar un chupito (vaso pequeño) o bien una copa. También se puede añadir al aguardiente blanco otro tipo de licores y /o frutos. En realidad, más allá del licor café comercializado, cada cosechero personaliza el licor a su gusto, utilizando para ello su propia receta .
El licor café es un licor que se elabora a partir del aguardiente. Existen tantas recetas como elaboradores, es decir, cada uno lo elabora a su gusto. Quizá matizar que los tradicionales no llevan ninguna otra bebida alcohólica aparte del aguardiente, en el cual se depositan granos de café, azúcar y canela y se deja macerar un mínimo de 6 meses para que el licor absorba el mayor sabor posible: a mayor tiempo de maceración, mejor resultado se obtendrá. Se recomienda beber frío.
La sociedad gallega es, asimismo, muy aficionada a las comidas, en ocasiones pantagruélicas, y a celebrar cualquier evento, acto o encuentro, con una comida, celebrando numerosas fiestas gastronómicas, la mayoría de las cuales tienen lugar durante el Verano, fechas en las cuales la geografía gallega se llena de las más variadas celebraciones culinarias

Empanadas con atún
 
Rendimiento: 6 porciones
Tiempo de preparación: 10 minutos
Tiempo de cocción: 50 minutos aprox.
Tiempo adicional: 1 hora (de leudado de la masa)

Ingredientes:

Masa:
Harina de trigo 0000 1/2
Azúcar 1 cda.
Levadura de cerveza en polvo 1 cda.
Huevos batidos 2
Aceite de oliva 4 cdas.
Sal 2 cdtas.
Agua tibia, en cantidad necesaria
Relleno:
Cebollas cortadas en tiras finas 2
Aceite mezcla 2 cdas.
Tomates al natural, triturados 1 lata
Atún 1 lata
Morrones rojos en conserva 1 lata
Aceitunas negras descarozadas 100 g
Sal a gusto
Pimienta a gusto
Decoración:
Huevos para pintar (opcional) 1
Pimentón para pinta (opcional) 1 cda.

Mezcle la levadura, la harina y el azúcar en el bol y vaya agregándole agua tibia, con un poco de sal, los huevos y el aceite hasta formar una masa regular. Cubra la preparación con un paño limpio y reserve en lugar templado, hasta que duplique su volumen. Tarda más o menos 60 minutos.
Cuando el tiempo de descanso de la masa se esté por cumplir, pique las aceitunas y los morrones, algo grueso. Coloque en una sartén el aceite con las cebollas, rehóguelas unos 5 min., a fuego mediano, y luego agregue el tomate en lata.
Retire la sartén del fuego y deje enfriar a temperatura ambiente. Una vez que la preparación esté fría agréguele el atún o el pollo, las aceitunas y los morrones, se salpimente a gusto y se mezcle bien. Reserve.
Prenda el horno a temperatura máxima, aceite la tartera o asadera e introdúzcala para que se caliente. Mientras tanto, sobre una superficie enharinada, estire con el palo la masa hasta más o menos 1 cm. de grosor y divídala en dos. Retire la tartera o asadera del horno y cubra el fondo con una porción de masa; distribuya con una cuchara el relleno y cubra con la otra tapa, cerrando bien los bordes con un repulgo.
Si lo desea, para darle mejor presentación, rompa el huevo en el bol pequeño o la taza, agregue el pimentón y bata con un tenedor para mezclarlos bien antes de pintar la superficie de la empanada. Luego lleve al horno, bajando previamente la temperatura a mediana, por 30 o 40 min. aproximadamente hasta que esté dorada. Retire y sirva.
Categoría: № 23 | Ha añadido: quepasa (18.04.2010) | Autor: Oxana Andrienko
Visiones: 714 | Ranking: 0.0/0
Total de comentarios: 0

Nombre *:
Email *:
Código *:
Copyright MyCorp © 2018