¿Qué pasa?
Salir Entrar
Periódico universitario
«El secreto de la vida no es hacer lo que quieres, sino querer lo que haces»   (proverbio americano)

Menu del Sitio

Secciones de noticias
№27
Edición especial marzo 2011
№26
marzo-abril 2011
№25
septiembre-octubre 2010

Para Entrar

Sitios Amigos

Catálogo de los artículos
Inicio » Artículos » Año lectivo 2010/2011 » №25

ONCE DE SEPTIEMBRE

El Once de septiembre es el día nacional de Cataluña. Toda la comunidad autónoma deja de trabajar celebrando la fiesta nueva que apareció solo en el año 1980. Ahora esta fiesta es un símbolo del nuevo período en la historia de Cataluña que reúne todo el pueblo de la comunidad. Pero ¿cómo es la historia de este día, que significa tanto para el pueblo catalán. Vamos a descubrir los emblemas obligatorios de la fiesta y analizar precisamente cómo el once de septiembre se convirtió en el día de Cataluña.

El motivo de la fiesta no es común. Podemos decir que el día nacional de Cataluña es el único en su género porque no conmemora una declaración de independencia o una victoria en la batalla (como pasa en general por todo el mundo). Al contrario, el once de septiembre los catalanes recuerdan su gran derrota: la caída de Barcelona en el 1714.

Después de la muerte de Carlos II (1700), quien no dejó sucesor directo, se instaló Felipe V de la casa borbónica (una criatura de Francia) en el trono hispánico. Pero otros poderosos países europeos no querían ver a un Borbón en el trono de España. Por eso ellos crearon la gran Alianza de la Haya que incluyó Inglaterra, las Provincias Unidas y el Sacro Imperio Romano Germánico. Ellos propusieron la candidatura de Carlos de Austria.

Aunque en Cataluña se aceptó inicialmente a Felipe V, y éste había jurado y prometido guardar sus fueros, la oligarquía catalana alegando formas absolutistas y centralistas por parte del nuevo monarca, y su política económica pro-francesa se inclinó para el lado de su adversario. Este movimiento culminó en el Pacto de Génova, una alianza militar entre Inglaterra y Cataluña. La candidato de la Alianza de la Haya se instaló en Barcelona y fue reconocido como Carlos III. Y fue él quien por fin perdió la guerra.

Estos acontecimientos condujeron a Cataluña a la pérdida de todas sus privilegios antiguos que el país había tenido desde los Reyes Católicos. Y Cataluña tenía mucho que perder: la constitución fue anulada, las cortes fueron abolidas, las universidades catalanas fueron cerradas, hasta el uso de la lengua fue limitado. Todo esto dificultó el desarrollo de Cataluña que ya en el siglo XVII fue perdiendo su significación económica a medida que las rutas principales, con el descubrimiento del nuevo mundo se iban trasladando al Océano Atlántico.

La recesión económica que comenzó en los principios del siglo XVII llevó a la aparición del otro símbolo de Cataluña sin que sea imposible imaginar el día once de septiembre: el himno. Según el Estatuto de Autonomía es "Els Segadors” (los segadores). Las raíces de esta canción nos llevan al año 1640. Entonces Cataluña se sublevó contra el Rey Felipe IV. Librando la Guerra de los Treinta Años (1618-1648), él había sometido a una dura presión fiscal a todas sus provincias y especialmente Cataluña, ya que el potencial de Castilla se agotaba.

El descontento de los catalanes rápidamente adquirió la forma de levantamiento armado de los campesinos y de los ciudadanos. Entre los primeros se levantaron los segadores a fines de la primavera y principios del verano. Al final la República Catalana fue proclamada enfrente de la Generalidad de Cataluña. Pero el movimiento popular no se levantó sólo contra las exigencias del gobierno real sino también contra el régimen señorial catalán. Desde el primer momento, los rebeldes habían atacado a los ciudadanos ricos y sus propiedades.

Conscientes de su incapacidad de reducir la revuelta y sus limitaciones para dirigir un estado independiente, los gobernantes catalanes se aliaron con el enemigo de Felipe IV: Luis XIII. Bajo la soberanía Francesa la república existió durante más de 10 años. Pero con la terminación de la Guerra de los Treinta Años Francia perdió su interés por esta región. El ejército francocatalán de Barcelona se rindió en 1652 y se reconoció a Felipe IV como soberano. Así terminó un pequeño período de la libertad de Cataluña. Pero esta época ha inspirado a muchos poetas y músicos durante los siglos.

La canción nació durante la guerra de los segadores pero el texto del himno fue rehecho en el siglo XIX. La letra actual es de Emili Guanyavents y data de 1899, aunque se basa en un romance popular que había sido recogido unos años antes por el filólogo Manuel Mili Fontanals en su Romancerillo catalán (1882).

Pero solo en 1994 Els Segadors fue declarado por el parlamento de Cataluña como himno nacional de la Comunidad Autónoma. Este hecho es afirmado en el Estatuto de Autonomía de Cataluña. El artículo 8.4 establece: "El himno de Cataluña es Els Segadors" y El artículo 8.3 establece: «La fiesta de Cataluña es el Día Once de Septiembre». Estos símbolos de Cataluña significan para los catalanes su unidad como nación que culmina el once de septiembre. A lo largo del día hay manifestaciones, conciertos y se colocan puestos informativos con un cariz reivindicativo o festivo. Muchos ciudadanos cuelgan una señera (una bandera catalana) en su balcón. También se canta el himno de Cataluña, Els Segadors. Con todos estos símbolos ellos recuerdan los días gloriosos de su patria. Pero es muy simbólico que la fiesta nacional de Cataluña sea la fecha de la derrota que llevó a la unión con Castilla. En mi opinión esto es una gran señal de la amistad entre los españoles y catalanes que viven en el único país durante 500 años.
Categoría: №25 | Ha añadido: quepasa (06.11.2010) | Autor: Jorge Filátov
Visiones: 468 | Ranking: 0.0/0
Total de comentarios: 0

Nombre *:
Email *:
Código *:
Copyright MyCorp © 2018