¿Qué pasa?
Salir Entrar
Periódico universitario
«El secreto de la vida no es hacer lo que quieres, sino querer lo que haces»   (proverbio americano)

Menu del Sitio

Secciones de noticias
№31
mayo-junio 2012
№30
marzo–abril 2012
№29
enero–febrero 2012
№28
noviembre-diciembre 2011

Para Entrar

Sitios Amigos

Catálogo de los artículos
Inicio » Artículos » Año lectivo 2011/2012 » №28

“Allí reina el espíritu vasco... Todo sabe a los vascos allí!”
Antología de los símbolos vascos

"Allí reina el espíritu ruso... Todo sabe a Rusia allí ” – así escribió el gran poeta ruso Alejandro Pushkin sobre su patria y nación con sus costumbres y tradiciones inconfundibles, con su lengua única. Pero ahora quería hablar de otra tierra, del País Vasco, donde la gente a lo largo de los siglos ha conseguido conservar su identidad. "Allí reina el espíritu vasco... Todo sabe a los vascos allí!” – decimos nosotros y volvemos nuestras miradas hacia el mundo de los símbolos vascos que tan bien nos enseñan los rasgos característicos de esa gente.
Y claro que la historia de los numerosos símbolos vascos encuentra sus orígenes en los tiempos remotos.
Como, por ejemplo, el lauburu ("la cruza vasca”). La palabra "lauburu” significa "cuatro cabezas”. Cabe mencionar que este símbolo no tiene origen vasco y lo podéis encontrar en la cultura india, eslava y en muchas otras. Y allí se usa como el símbolo solar. Sin embargo, existe una gran cantidad de las opiniones a propósito de su significado. Algunos creen que "cuatro cabezas” son los cuatro elementos naturales y ciclos vitales. Lo último es también posible. Es que la imagen del lauburu se puede hallar en las lápidas memoriales y puertas vascas, porque a partir del siglo XVI "la cruz vasca” la empezaron a usar como elemento decorativo. También existe otra punta de vista más moderna según la cual las "cuatro cabezas” significan cuatro territorios vascos: Álava, Vizcaya,Guipúzcoa, Navarra. Y por lo común tal sentido se lo atribuyen los grupos nacionalistas vascos (por ejemplo, la ANV que fue prohibida en 2008).
Otro símbolo que con frecuencia utiliza la gente perteneciente a los sectores de ideología nacionalista es el Arrano Beltza ("el águila negra”). Sin embargo si seguimos la historia de esa imagen podrá parecer que no hay razones de dar tanto sentido al símbolo. Ahora bien, la historia del Arrano Beltza se remonta al tiempo del rey Sancho III quien tuvo bajo su corona casi todos los territorios vascos que ahora están incluidos en Euskal Herria (o el País Vasco). Y en los tiempos de la Reconquista el rey pretendió a un papel del unificador de toda España, lo más probable que fue por eso que lo nombraron "el rey de los reyes hispanos”.
***
Todos nosotros recordamos una copla de "Ruslán y Ludmila”: "En una playa próxima a cierto golfo crece un robusto y verde roble. Un gato sabio, sujeto al tronco por una cadena de oro, da vueltas sin cesar en torno de él”. El País Vasco también tiene su roble, el Gernikako Arbola ("el Árbol de Guernica”)
"No caerás, Árbol querido, si la Junta de Bizkaia se porta. Nos uniremos a ti las cuatro provincias para que viva en paz la grey éuscara”. – así se canta en "Gernikako Arbola” ("El árbol de Guernica”), una obra del bardo vasco José María Iparraguirre. Dicen que el roble lo habían plantado inicialmente en el siglo XIV. El primer árbol se murió en 1742, el segundo vivió hasta 1860. El tercero sufrió duras pruebas: sobrevivió el bombardeo de Guernica el 26 de abril de 1937. La ciudad quedó arrasada, pero el roble se salvó. Además cuando los fascistas querían cortarlo unos vascos hicieron un equipo para proteger el árbol. Este tercer roble permaneció hasta 2005 cuando lo sustituyeron por otro. El Árbol de Guernica realmente tiene un sentido simbólico y sacramental. Hoy día en este lugar al lado del Gernikako Arbola los lehendakaris (dirigentes del País vasco) prestan juramento de su cargo con las promesas de defender los derechos vascos como lo hacía Fernando de Aragón en su tiempo.
Pero el tiempo pasa, todo cambia y aparecen nuevos símbolos y notabilidades, de los que se enorgullece el País Vasco. En 1991 unos representantes de la comunidad autónoma dirigieron una propuesta a la Fundación de Solomón Guggenheim para que su organización participara en el desarrollo de la región y en particular de la ciudad de Bilbao. Así en 1997 se abrió el Museo Guggenheim de Bilbao, el segundo museo de este tipo después del Museo Guggenheim en Nueva York (construido en 1959). Respecto al de Nueva York el de Bilbao es más innovador e impresionante, en mi opinión. El edificio se caracteriza por una combinación de placas curvas de titanio y de vidrio. Por eso para algunos esta construcción puede parecerse a una flor desabotonada a la orilla del río Nervión, para otros a una astronave extraterrestre o a un pájaro con la cola espadañada. Pero todos se ponen de acuerdo cuando llaman este museo "el templo o la cuna del arte contemporáneo”.
***
El País Vasco tiene otro símbolo interesante. Viajando por España quizá podáis encontrar sobre los portaequipajes de algunos coches locales las imágenes pequeñas: el toro de Osborne (por toda España), el burro catalán (en Cataluña), y en el País Vasco este papel lo hace la Ardilatxa ("la oveja latxa” ). Como escriben en un sitio dedicado a esta imagen, la Ardilatxa fue inventado por un grupo de los jóvenes de Tolosa. El objetivo principal de la organización juvenil es esparcir la imagen de esa oveja por el mundo: "Si viajas, no olvides llevarte una Ardilatxa en la maleta y sacarte una foto allá donde vayas,” así dicen los autores del símbolo. Por eso ¡no estés sorprendido si ves una imagen de la oveja latxa en alguna parte de Rusia!
***
Todos los numerosos símbolos que ya hemos mencionado son muy importantes pero nada da una idea de qué es la gente tanto que las tradiciones y costumbres, los deportes locales. En muchas películas dedicadas al País Vasco se puede encontrar referencias a ciertas danzas populares y a unos juegos deportivos vascos. Con frecuencia el protagonista de éstas es la pelota vasca (con variantes: "pelota a mano”, "cesta-punta” o "jai alai”, "Xare” y etc.) famoso juego que es el prototipo del squash actual. O unas danzas en los trajes nacionales con acompañamiento de la flauta vasca ( "flauta de tres agujeros” o "txutzu”) como Dantzari Dantza o Espatadanza (danzas con espadas); en parte danzas rurales, en parte parecidas a unos espectáculos de ballet. frecuentemente las danzas acompañan unas fiestas que sin duda tienen sus símbolos y patrones.
Una de estos es la Marijaia, un símbolo de la Semana Grande en Bilbao. Es una muñeca grande vestida en un traje regional vasco y muy parecida a nuestra que se quema en Rusia al final de la semana de carnaval (de la Maslenitza). Y con la quema de la Marijaia vasca se acaba la semana Grande de Bilbao que se celebra en agosto.
Otro personaje interesante sirve como símbolo de una fiesta dedicada a la Virgen Blanca, patrona de la ciudad de Vitoria-Gastéis. Esta fiesta se celebra cada año a partir del 4 de agosto y cada año la abre la bajada de un hombre con el paraguas como la hada niñera Mary Poppins. Este personaje se llama Celedón, lo inventaron nueve jóvenes en 1957 y desde entonces se han sucedido cuatro ejecutantes del papel de Celedón. El personaje debe su aparición a un campesino Celedonio Alzola que llegó desde su aldea hasta Vitoria por primera vez para honrar a la patrona y después reunió a las habitantes para celebrar la fiesta de la Virgen Blanca.
***
Así fiestas, danzas, deportes, imágenes o personajes inventados – todo esto puede servir de símbolos que caracterizan los diferentes aspectos de esa gente: de su vida, de su carácter y mentalidad. «Son anchos de cuerpo, ágiles, se cubren con boina, hablan vasco y creen en Dios, voz nasal —por lo grande—, son muy, muy honrados, y se creen hidalgos ... Tienen una gran cultura, de cuentos, refranes y nanas, entienden de política, pelota, baile, villancicos y púdicos cantos». – escribe el poeta francés, de origen vasco Jon Mirande en su poema "Balada de los vascos honrados”. Quiero convenir con esto. Los vascos son un pueblo peculiar con su lengua exclusiva, con sus danzas y costumbres únicas en la mayoría rurales. Por otra parte el País Vasco es un sitio donde se encuentran perfectamente zonas rurales y urbanos, industriales y verdes, es un sitio donde se cruzan el pasado y el futuro, que nos han enseñado bien los símbolos mencionados.
Categoría: №28 | Ha añadido: quepasa (11.02.2012) | Autor: Svetlana Rúdnik
Visiones: 608 | Ranking: 0.0/0
Total de comentarios: 0

Nombre *:
Email *:
Código *:
Copyright MyCorp © 2018