¿Qué pasa?
Salir Entrar
Periódico universitario
«El secreto de la vida no es hacer lo que quieres, sino querer lo que haces»   (proverbio americano)

Menu del Sitio

Secciones de noticias
№34
marzo - abril de 2013

Para Entrar

Sitios Amigos

Catálogo de los artículos
Inicio » Artículos » Último número » №34

Los burladores de Moscú


En una facultad, histórica y con tradiciones, de una prestigiosa (todavía) universidad de Moscú es posible no asistir a clases un año entero, no saber cuántas son cinco, no venir al examen por tres veces seguidas... y ¡pasar de curso! ¿Cómo es eso? Pues porque simplemente no se expulsa a un estudiante. No sé, a lo mejor si uno le faltara respeto al decano sería puesto en la calle acto seguido (en plan aquel chiste de los dos soldados: "– ¿Vamos a gastarle una al alférez? – ¡Vete al diablo, ya le gastamos otra al decano!”), pero aún no llegamos a tanto: hasta los peores estudiantes bien saben quién es su padre y protector. Sí, las autoridades académicas son muy receptivas y bondadosas con los alumnos. Basta quejarse de la inobjetividad de la profesora, alegando que ‘te mira con ironía’ y le echan una bronca a la profesora (no importa que la ironía es la reacción mínima y más inofensiva que vuestra ignorancia y cortedad pueden provocar). Basta venir con cara arrepentida explicando que se te murió la tía y por eso has faltado durante dos semestres – y se apiadarán de ti. Y no importa que el pobre chico al salir del despacho hará para su capote el comentario de Don Juan Tenorio: "¡Qué largo me lo fiais!” 

No quiero parecer un monstruo que insiste en expulsar a los pobres diablos cuyo único defecto es un poco de pereza. No, porque no se trata de eso, sino de la insolencia que reina. Gracias a la excesiva condescendencia (¿o connivencia?), a la demasiada bondad (¿o permisividad?), a la supertolerancia (¿o indiferencia?) hacia todo (menos lo que concierne la plata, claro) vivimos el actual relajamiento de costumbres, la desvaloración de todos los valores, en fin, la ley del más atrevido.


Pero estos señores que pretenden ser buenos ante los consumidores de nuestros servicios, que te insinúan (o te ordenan) que apruebes a Fulano porque es un buen chico o a Zutano porque es de los intocables ¿no se dan cuenta de estar alentando la dejadez y el descaro que algún día les saldrá rana? ¿No sabrán que, por ejemplo, en tantas universidades fuera y (¡atención!) dentro de Rusia a un alumno que paga no se le ocurre que ya por eso no tenga que estudiar? ¿No comprenden acaso que mientras los estudiantes Tenorio se burlan de las reglas y las exigencias de los profesores y de los profesores mismos se viene abajo la reputación del centro que presiden? ¿No entienden que así, destrozando el prestigio de la universidad (ganado por generaciones anteriores y del que ellos mismos ahora viven y se reparten los dividendos) están cavando su propia fosa? ¿O quizá lo comprendan, pero creen que no será suya, que tocará a sus sucesores? Y entonces, ¿después de nosotros, el diluvio?
Categoría: №34 | Ha añadido: quepasa (17.08.2013) | Autor: Miguel Mazaev
Visiones: 414 | Ranking: 0.0/0
Total de comentarios: 0

Nombre *:
Email *:
Código *:
Copyright MyCorp © 2018